martes, 28 de septiembre de 2010

Foucault y las contraciencias

Dos tradiciones epistemológicas

En la historia de las ideas se presentan dos tradiciones la “aristotélica, hermenéutica, dialéctica, crítica” y la “galileana, causalista, mecanicista, positivista”.
Los puntos de vista que abordan son diferentes, por un lado a la aristotélica se la ha caracterizado en términos de explicación teleológica, mientras que a la galileana se la asocia con la explicación causal o mecanicista.
Ahora bien, en el auge de las ciencias naturales, los estudios humanísticos se unen a estas a través del método por sus pretensiones científicas; por lo cual en el siglo XIX, las principales cuestiones metodológicas y de la filosofía de la ciencia ponen su atención en la relación entre dos ramas de la investigación empírica.
Una de esas ramas fue la llamada “positivista”, representada por Comte y Mill y las características principales del positivismo son:

Monismo metodológico: esto es que a pesar de la diversidad de objetos hay unidad de método. El modelo: el modelo de todas las ciencias es el de las ciencias naturales, hay un ideal metodológico de todas las ciencias a los fines de evaluar la cientificidad y el grado de desarrollo. La explicación causal: como característica de la explicación científica, la ciencia responde acerca de la causa de los fenómenos. Y consiste en una subsunción de casos individuales bajo leyes generales hipotéticas de la naturaleza incluida la humana. El interés dominador: se refiere al control y dominio de la naturaleza.
Con estos principios, el positivismo queda vinculado directamente con la tradición galileana.
La otra rama o posición, fue la reacción contra el positivismo, esta filosofía antipositivista cobra importancia a finales del siglo XIX, recibiendo el nombre de “hermenéutica”. Los pensadores que se ubican en esta línea, rechazan en primer lugar la unidad de método o monismo metodológico, pero también rechazan que el modelo ideal que estableció las ciencias naturales, sea un ideal único, regulador y supremo para poder comprender racionalmente la realidad.
Droysen, filósofo e historiador alemán fue quien distinguió los nombres “Explicación” para afirmar que el objetivo de las ciencias naturales consiste en explicar los fenómenos; y el nombre “Comprensión”, para poner en claro que el propósito de la historia era el de comprender los fenómenos que ocurren en su ámbito.
Quien luego desarrollaría estas ideas sería Dilthey (1833-1911), su preocupación central la vida humana, la comprensión de la vida y sus manifestaciones, que impregna toda la realidad que envuelve al hombre.
En sus obras alcanza la plenitud de sistematización y para designar el dominio de aplicación del método de comprensión utilizó el término “Geisteswissenschaften” o Ciencias del Espíritu.
Vale aclarar que hay una diferencia relevante entre explicación y comprensión, que está marcada por un sesgo psicológico, ya que la comprensión está vinculada con la intencionalidad, se pueden comprender los propósitos y objetivos de un agente, el significado de un signo, el sentido de una institución social, un rito religioso, etc.
Esta posición antipositivista no significó la eliminación del positivismo, el cual resurge con mas fuerzas entre las dos guerras mundiales, se lo conoció con los nombres de: neopositivistas, positivismo lógico y empirismo lógico (el término lógico fue gracias a los avances que se realizaron en el campo de la lógica formal).
Entre los años 1920 y 1930 el positivismo lógico fue quien nutriera a lo que hoy conocemos como “filosofía analítica”. Y con ello el modelo nomológico deductivo, explica porque unas determinadas cosas han tenido lugar y un segundo término nos explica porque habría de esperarse determinadas cosas.
Por otro lado la Explicación probabilística- inductiva: explica porque se habría o no de esperar lo ocurrido y en un segundo término explica el por qué de lo ocurrido, este modelo justifica determinadas expectativas y predicciones.
A fin de ir cerrando este primer punto volvemos a las dos tradiciones exponiendo la razón de sus denominaciones:
Aristotélica, es hermenéutica en cuanto que en toda acción social humana hay un a priori que es la intersubjetividad, “nadie piensa solo”, el diálogo es la base de la ciencia; es dialéctica pero no es un método como lo entendió el positivismo, sino que es un estilo de pensamiento; y por último es crítica, pues quiere ser crítica de los presupuestos del positivismo.
Galileana: es causalista, ya que busca leyes que relacionen los fenómenos determinados matemáticamente; es mecanicista, por su concepción del mundo funcional y mecanicista (vale la redundancia) y por último es positivista, por el interés pragmático coherente a la intensión de dominar la naturaleza (actitud tecnológica del conocimiento y sus aplicaciones).

Foucault y la tradición

La ubicación epistemológica de Michel Foucault, a partir del texto “¿Qué es la ilustración?” de dicho autor, se presentan dos posturas a saber “analítica de la verdad” y “ontología del presente”, nuestro pensador se ubica en esta última.
Voy a manejar la hipótesis de que Foucault por lo tanto estaría ubicado dentro de la tradición “aristotélica, hermenéutica, dialéctica, crítica”, veamos si las razones para esta afirmación son suficientes y pertinentes.
En primer lugar debemos tener en cuenta que Foucault es presentado como un autor asistemático, de hecho se presenta a sí mismo de esa manera por boca de Maurice Florence, en el texto “Foucault”.
Ahora bien, dentro de su asistematicidad podemos encontrar algunos pasos que nos indican un método; en un primer paso metódico Foucault propone la supresión de los universales antropológicos con el fin de poder interrogarlos en su condición histórica.
En un segundo paso, el no caer en la tentación de una objetividad pura, abstrayéndonos por completo del sujeto. Y como último paso, el análisis de las “prácticas”, por ejemplo que se hace con el “loco”, “enfermo”, “delincuente”, pero no desde el punto de vista del universal de estas categorías, sino desde la explicación de una época.
Con estos pasos que he descripto, considero que estoy en condiciones de afirmar la hipótesis de que Foucault se inscribe en la tradición “aristotélica, hermenéutica, dialéctica, crítica”, ya que es evidente el rechazo a un único método, a un ideal metodológico, y a reducir al sujeto a categorías universales sin considerar la historicidad de ese sujeto.

Aproximación al pensar Foucaultiano, arqueología y genealogía.

Para acercarnos a su pensamiento, he realizado la lectura del capitulo trece del texto “Aspectos críticos de las ciencias sociales” Entre realidad y metafísica de los autores Gaeta, Gentile y lucero.
En las primeras décadas del siglo XX, la filosofía francesa advierte que hay una gran influencia proveniente de la tradición germana representada por la fenomenología existencialista; simultáneamente las ciencias exactas logran avances acerca de la investigación sobre las características y la historia del conocimiento científico.
Gastón Bachelard, presenta la tesis fundamental de la estrecha relación entre la teoría y la experiencia, ya que en la elaboración de los conceptos científicos, la experiencia científica se nutre de la teoría pero a la vez la teoría solo puede representar un conocimiento que sea auténtico cuando se lo contrasta con la experiencia.
La filosofía de la ciencia por lo tanto debía dar cuenta de la relación entre razón y experiencia ya que por sí misma, la razón no podría alcanzar el conocimiento de la realidad.
Cuando Bachelard se retira de la cátedra “Historia y filosofía de la ciencia” en la Sorbona, es sustituido por Canguilhem, la cátedra toma un giro donde este pensador incorpora el análisis de los conceptos de enfermedad y normalidad.
Es en este contexto donde aparece Michel Foucault, sus intereses van a estar orientados en la interpretación de las ciencias sociales y humanas y también en la reflexión de algunos de los aspectos de la realidad social.
En su obra se puede ver como confluyen la historia, la epistemología y la filosofía social. Su vida lo condujo al interés por las enfermedades mentales y como estas son tratadas por la sociedad de cada época.
Su tesis doctoral se basó en la manera de cómo se consideraba la locura en la edad clásica, recibió la supervisión de Canguilhem.
En varias de sus obras Foucault se encarga de dejar en claro que las nociones de locura y razón no son conceptos universales y objetivos, son ideas que varían a lo largo de los procesos históricos.
Sería oportuno introducir aquí como se divide la obra de Foucault, se podría decir que son tres etapas en el pensamiento de nuestro autor:
La primer etapa, algunos lo llaman método, es la “Arqueología del saber”, la cual cumple una función descriptiva en el sentido de que define los hechos, corresponde ésta al primer modo de objetivación del sujeto, que es el modo de investigación, son los casos en los que el sujeto se convierte en objeto de conocimiento para otro sujeto de conocimiento, de fondo estos modos de investigación buscan el estatuto de ciencia.
La segunda etapa, “genealogía del poder”, es de carácter explicativa, explica los hechos que definió la arqueología, corresponde a lo que Foucault llama “prácticas escindientes”, el sujeto en este caso es un objeto dividido en el interior de sí mismo y también con respecto a los otros, es encasillado como “loco” u “hombre juicioso”, “enfermo” o “sano”, etc.
Y por último la etapa denominada “tecnología del yo”, es donde el hombre aprende a reconocerse como sujeto de sexualidad, pero a través de las prácticas que cada época llevó adelante mediante dispositivos de poder o control.
Foucault se aparta de las prácticas de los historiadores tradicionales a partir de su enfoque arqueológico,
“El método arqueológico toma en consideración las formas de pensar anónimas que operan de modo inconsciente en la conducta, las creencias y las prácticas de los sujetos”.
Es importante remarcar que la oposición de Foucault a la historia tradicional, es una oposición a la narración unitaria donde el desenvolvimiento de la conciencia, el progreso de la razón y de la humanidad se dan de una forma continua sin sobresaltos; Foucault intenta mostrar justamente las interrupciones, los sobresaltos, la ruptura.
La arqueología gira alrededor de las prácticas discursivas, razón por la cual se va a alejar de los gramáticos y de los análisis lógicos, lo que en verdad le interesa a Foucault, es descubrir cuales fueron las condiciones que allanaron el terreno para que en determinada época histórica se haya producido un discurso sobre ciertos temas y no un discurso diferente.
Poner de manifiesto dichas condiciones le permite a Foucault, la afirmación de que cada etapa histórica produce un determinado conocimiento, es decir, su episteme. Así por ejemplo durante el Renacimiento (extendido hasta mediados del siglo XVII), el mundo se ordena en cuanto a relaciones de semejanza, el mundo se representa como un texto, Dios imprime en él signos, el hombre debe descubrir esos signos, y el conocimiento es una búsqueda infinita de similitudes.
La episteme clásica cambia la manera de ver el mundo, no es una continuación de la anterior, hay una ruptura, ahora las cosas se vinculan por identidades y diferencias, cobran importancia tres disciplinas que son la gramática general, la historia natural y el análisis de las riquezas.
La ruptura de esta época, que da paso a la episteme moderna, se produce a partir de Kant y su cuestionamiento acerca del carácter representacional de la conciencia. El ordenamiento de las cosas y del mundo será de acuerdo a estructuras discretas y orgánicas.
Ahora bien, considero que lo mas relevante, para no apartarme del pensamiento de Foucault, y caer en un relato histórico; es que Foucault advierte, que el pensamiento moderno, a su vez, toma conciencia de la dualidad en la que ha caído el hombre, la simultaneidad de ser sujeto de conocimiento y objeto de conocimiento y la incapacidad de reconciliar ambas funciones conducen a la “muerte” del hombre.
Por lo dicho en el párrafo anterior Foucault discrepa de la episteme moderna y denomina “ciencias humanas” a la psicología, la sociología, y los estudios que se ocupan de la literatura y de los mitos, porque justamente estas son las que bucean en los procesos inconscientes, en lo impensado, “el lado oscuro de la conciencia”; la filosofía, en cambio, se había ocupado de las representaciones como aparecen en la conciencia.
Uno de los aspectos más interesantes del pensar Foucaultiano es a lo que el llama “contraciencias”, dentro de ellas se encuentra el psicoanálisis, que se ocupa de la naturaleza del inconsciente, éste hace posible las representaciones de la realidad que constituyen los objetos como la vida, el trabajo y el lenguaje.
Las representaciones que surgen del inconsciente hacen posible el conocimiento; la otra contraciencias es la etnología, hace un trabajo paralelo al psicoanálisis pero en el ámbito de lo cultural, de allí emergen las pautas de conducta, las normas, y las reglas que van a gobernar la interacción social.
Ahora bien, estas contraciencias no pueden aspirar a una teoría general de lo humano, no pueden corroborarse empíricamente, y por lo tanto aspirar al estatuto de ciencia.
Pero Foucault piensa que hay una disciplina que llegaría a superar las limitaciones tanto del psicoanálisis como de la etnología, y sería la lingüística, la razón de esto es que a través de la lingüística se encontraría el modo de independizar el lenguaje del hombre que lo produce. Como consecuencia el desligamiento de las ciencias humanas al problema de la representación.
Las contraciencias vendrían a ser el quiebre con la episteme moderna, arrojando luz sobre la condición humana, por un lado, y abriendo paso a la episteme posmoderna, por otro, donde el hombre se verá así mismo como “dramáticamente incierto”.
Párrafos mas arriba había puesto como segunda etapa de la obra de Foucault, la genealogía del poder, en esta etapa se ve claramente la influencia de Nietzsche; cuando Hopenhayn, en el texto “Después del nihilismo. De Nietzsche a Foucault”, habla acerca de la genealogía de Nietzsche la define como “el arte de interpretar las interpretaciones”.
Lo que este “arte” intenta hacer es desenmascarar la voluntad de poder que impone una interpretación sobre otra, en el caso de Foucault la genealogía va a tratar las prácticas no discursivas (recordemos que la arqueología trataba las prácticas discursivas).
Foucault a lo largo de toda su obra mantiene un espíritu crítico frente a la sociedad y la cultura contemporánea, pero es en la etapa de la genealogía donde el poder tendrá un papel preponderante con respecto a la vida social.
Si bien Foucault no realizó una teoría sobre el poder, si realizó un análisis histórico del ejercicio concreto del poder, hecha luz sobre sus mecanismos, el modo de objetivación que corresponde a esta etapa, ya lo había mencionado, como el momento donde el sujeto queda dividido en sí mismo, donde las prácticas concretas hacen visible la relación entre el saber y las estrategias de poder.
Estas páginas no se acercan si quiera a agotar reflexivamente el pensamiento de Foucault, intentó como el título lo indica una “aproximación”; he dejado fuera el análisis de la última etapa de su obra “tecnologías del yo”, porque considero sería entrar en una problemática diferente pertinente para un trabajo futuro.

Bibliografía

GAETA, R.- GENTILE, N.- LUCERO, S., Aspectos críticos de las ciencias sociales, entre la realidad y la metafísica Eudeba, Buenos Aires, 2007.

MARDONES, J.M – URSUA, N., Filosofía de las ciencias humanas y sociales, ed. Fontamara, México, 1997.

Von WRIGHT, G.H., Explicación y Comprensión, ed. Alianza, Madrid, 1971.
FOUCAULT, Michel, Derecho de muerte y poder sobre la vida, en Historia de la sexualidad, la voluntad de saber, Editorial Siglo veintiuno, Madrid, 1995.

FOUCAULT, Michel, Foucault, en: FOUCAULT, Michel, Estética, Ética y Hermenéutica, Paidós, Barcelona, 1999, 363-368.

FOUCAULT, Michel, Nietzsche, la genealogía y la historia, en: Microfísica del poder, Planeta – Agostini, Bs. As. 1994 (7-28)

FOUCAULT, Michel, Tecnologías del yo, Paidós/ I.E-UAB, Barcelona 1990.

HOPENHAYN, Martín. Después del Nihilismo. De Nietzsche a Foucault. Ed. Andrés Bello, Santiago
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario me hace pensar, me hace crecer, asi que no tengas miedo de expresarte...de eso se trata dialogar