martes, 21 de septiembre de 2010

El apodo

 Hola!!! Si… si pasen…por aquí, los invito a mi orbe, (le iba a poner mundo pero orbe es mas glamoroso) mi nombre es Perika, si ya se lo que van a decir ¿A qué cretino se le ocurrió este nombre?, Obviamente que no es mi nombre real, tampoco es el artístico, es mi apodo, si… si ya se ¿A qué cretino se le ocurrió este apodo? Y ya no quedan interrogante para plantar el misterio, se les ocurrió a mis padres, como siempre los padres tienen ese don tan particular de darles trabajo a los psicólogos. A los míos se les ocurrió ponerme el apodo haciendo referencia a una muñeca que estaba de moda en mi infancia, el fabricante…otro cretino, el cual calculo se habrá inspirado en su ex mujer y/o suegra, pues la susodicha muñeca era de plástico inmóvil, medía aproximadamente unos veinte centímetros (ósea, no te daba ni para acunarla), tenía una vestimenta de posguerra, y un cabello….un cabello…amigos míos, de virulana (atenti la publicidad), como les decía, de virulana usada, porque si por lo menos hubiera sido de virulana sin estrenar todavía vaya y pase, pero no, usadita, lo cual implicaba que si una niña, de barrio como yo, que jugaba a las muñecas con frecuencia y por lo tanto quería lavarle el cabello, quedaba aún peor ya que en mis años dorados no existían tantas alternativas de cosméticos para el pelo.


Hoy en día tenemos shampoo para el pelo lacio, ondulado, crespo, anti Frizz, para protección del calor, o el frío, incluso vienen productos, antitormenta, antirayos, parabólicas que se trenzan para captar mejor la señal del celular, además de los “anti”, también están los “control”, control caída, por ejemplo si te pones acondicionador (la vieja crema enjuague) podes salir de tu casa tranquilamente que no te vas a caer; “control volumen”, este es fantástico pues con este no subís de peso así te comas un lomito con papas fritas y de postre un sunday de chocolate (un heladito bah) y la remates con una torta selva negra y un café con leche, para la digestión. Antes, no había tantas cosas y menos para las muñecas con suerte tu madre te daba el jabón blanco de lavar la ropa y con eso te hacías toda la historia de la peluquería, después de lavarle y secarle el pelo a la pobre perika, ésta quedaba Diiiiiiviiiiinaaaa, había pasado de virulana usada a apelmazada y vos en un titánico intento le hacías una trenza cosida que le quedaba dura como piedra y vos chocha salías a la calle con ese esperpento a jugar con tus amigas.


Quiero aclarar que las amigas, en general, “las amigas” digamos así como una especie de raza malvada, siempre, pero siempre salían con sus muñecas Barbies, con esos pelos sedosos, porque la Barbie les diré es mas vieja que yo, lo cual no es poco.


Como estarán vislumbrando a esta altura del relato, mi infancia fue de lo más traumática, mi psicólogo…chocho ya que tiene trabajo como para jubilarse conmigo, y eso que solo he contado el origen de este bello apodo que se les ocurrió a mis progenitores. Tengo que rescatar que dentro de todo la saqué barata, porque en mi niñez también estaba de moda, entre otros, Martín Karadagian, Hi- man, Mister T, la tortuga Manuelita (un personaje siniestro al cual le dedicaré algún capítulo de esta historia), el Topo Gigio, etc. Ósea que entre estos y Perika y bueno me quedo con Perika.


Como no quiero cansarlos, y quiero que se queden con las ganas de seguir leyendo, aquí los voy a dejar por hoy para volver muy pronto a que sigamos juntos en esta especie de recorrido turístico de esto que he denominado mi “orbe”. Los espero prontoooooo…

Hecho en…Casa

Por Sra. MOS

Con la colaboración bajo amenaza del Sr. MOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario me hace pensar, me hace crecer, asi que no tengas miedo de expresarte...de eso se trata dialogar